domingo, 27 de noviembre de 2011

Marzipan-Lebkuchen


CELEBRANDO EL PRIMER ADVIENTO!

Advent, Advent,
ein Lichtlein brennt!
Erst eins, dann zwei, dann drei, dann vier,
dann steht das Christkind vor der Tür!

Esta rima alemana se traduce más o menos así: 
Adviento, Adviento,
una lucecita se enciende!
Sólo una, luego dos, luego tres, luego cuatro,

después llega el niño Jesús!

Hoy comienza aquí "oficialmente" con el primer Adviento la temporada Navideña y uno de los sabores que la marcan es el del Lebkuchen (pan de jengibre o pan de especias), por eso deseo compartir con Ustedes algo de lo que se y he encontrado en la web sobre el Lebkuchen.

El pan de jengibre o pan de especias es una especie de bizcocho o galleta, caracterizado por un distintivo sabor a jengibre y, habitualmente, el uso de melaza para endulzar. Es típico de la gastronomía navideña del norte de Europa, a donde la receta fue llevada en el siglo X. En especial en esta época, es habitual encontrar galletas cortadas en forma de corazón, de hombrecillo o aún de casitas — el origen de la historia de Hänsel y Gretel.

Además de miel como endulzante y especias orientales (especialmente canela, clavo de olor, anís, cardamomo, cilantro, jengibre, nuez moscada), el Lebkuchen/pan de jengibre se destaca sobre todo por ser horneado sin levadura. Como agente de levadura, se utiliza carbonato de amonio o carbonato potásico o igualmente los dos, lo cual le da un sabor amargo a la masa cuando aún está cruda y sin hornear.

Algunos países europeos tienen diferentes variantes de esta galleta como por ejemplo en la cocina francesa está el Pain d'épices que se traduce a menudo como pan de jengibre, en Alemania y Bélgica están los Spekulatius, que son galletas con formas humanas por ejemplo. En Polonia están los muy tradicionales Torunskie Pierniki.

La primera evidencia escrita del Lebkuchen fue alrededor de 350 a.C., pero ya los antiguos egipcios conocían estos pequeños pasteles de miel picante, como ellos les llamaban. Los romanos los llamaban mellitus panus: untaban miel a pequeños panecillos antes de hornearlos. A diferencia de lo que hoy es el pan de jengibre, no solamente se consumía en la temporada Navideña, sino también para Semana Santa o en otras ocasiones y se servía con cerveza.

El pan de jengibre como se conoce hoy, fue inventado originalmente en Dinant, Bélgica. Tiempo después fue adoptado y modificado en Aachen (Aquisgrán), Alemania y finalmente por los monasterios de Franconia, los cuales también lo modificaron ligeramente. El "Gingerbread" es ya mencionado en 1296 en el estado de Ulm, Alemania. En el siglo XIV el Lebkuchen se conoce en los alrededores de Núremberg.

El Lebkuchen mas conocido hoy en día es el de Núremberg que tuvó su orígen en un monasterio cercano a Heilsbronn. El Lebkuchen se volvió muy popular, debido a su larga vida, pues podía almacenarse y era distribuído por los monjes en los tiempos de escasez.

Para la elaboración del Lebkuchen, eran necesarias especias de tierras lejanas, las ciudades de Núremberg, Augsburgo, Ulm, Colonia y Pulsnitz en Alemania y Basilea en Suiza, tienen por tal motivo una larga tradición e historia como puntos de intercambio comercial del Lebkuchen.

El Lebkuchen se hacía en los monasterios, donde también se  hacían ya las obleas, de ahí que los monjes horneaban el Lebkuchen sobre obleas.

La aparición del polvo de hornear a finales del siglo XIX tuvó una importante influencia en la elaboración del Lebkuchen. El polvo de hornear o bicarbonato sódico hace que la masa de Lebkuchen aumente su tamaño, lo que creó muchas variantes de éste en la pastelería.

Algunas de las especialidades de Lebkuchen/Pan de jengibre alemán son conocidas en todo el mundo como el famoso Lebkuchen de Núremberg y las Printen de Aachen (Aquisgrán). Otras variantes regionales son el Rosner Lebkuchen de Waldsassen, las Bentheimer Moppen, Pfefferkuchen de Pulsnitz y las Pfeffernüsse de Mecklemburgo.

La Nürnberger Lebkuchen es mundialmente conocida desde que en 1927 los panaderos alemanes la registraran oficialmente como una galleta cuya receta está protegida por las leyes de alimentos alemanas. Este Lebkuchen es muy popular en Núremberg y es muy similar al pan de jengibre que se toma en Navidad. Desde el año 1996 el Nürnberger Lebkuchen es una denominación de origen protegida.

Yo quiero compartirles una receta muy sencilla de Lebkuchen con Marzipán que va cubierta con chocolate y la cual pueden degustar el mismo día y digo el mismo día, pues el Lebkuchen tradicional se recomienda guardar algunos días (semanas) en latas para que coja y refuerze sus sabores!

Aquí tienen la receta y les deseo un feliz primer Adviento, lleno de Paz y Salud para todos!

MARZIPAN-LEBKUCHEN

INGREDIENTES: ( Para aprox. 20 piezas)

3 claras de huevo
100 gr. azúcar mascabado
100 gr. Marzipán
100 gr. almendras molidas (harina de almendras)
30 gr. harina todo uso
2 cucharadas cacao en polvo
1 pellizco de sal
10 gr. mezcla de especias para Lebkuchen*
20 obleas de 5de cm  diámetro
50 gr. chocolate semiamargo

*Si no consiguen la mezcla de especias para Lebkuchen, la pueden preparar de la siguiente forma y con los siguientes ingredientes todos éstos deben ser molidos/polvo:

1 cucharadita canela
1 cucharadita clavos dulces
1/2 cucharadita pimienta
1 cucharadita de anís
1 cucharadita coriandro (cilantro)
1 cucharadita de jengibre
1 pizca nuez moscada
1/4 cucharadita cardamomo

Mezclar todo muy bien y lista la mezcla de especias. Guardar el sobrante en un recipiente hermético para poder utilizar en otra ocasión.

PREPARACION: (Precalentar el horno a 160°C)

Cortar la pasta de Marzipán en cubos pequeños. Reservar.

En bowl pequeño mezclar la harina, las almendras molidas, el cacao, sal y las especias para Lebkuchen. Reservar.

En un bowl mediano batir las claras de huevo con el azúcar por aproximadamente 2 minutos a velocidad media. Agregar los cubos de Marzipán y continuar batiendo hasta que los cubos queden casí por completo disueltos en la mezcla de claras de huevo y azúcar.

Continuar batiendo a velocidad media e incorporar en 2 veces nuestra mezcla de ingredientes secos. Batir justo hasta que esté todo bien integrado.

Poner papel de hornear sobre una bandeja y colocar las obleas sobre el papel. Con la ayuda de dos cucharas pequeñas colocar "montoncitos" de nuestra mezcla sobre cada oblea.

Hornear por 13 a 15 minutos. Retirar del horno y colocar sobre una rejilla hasta que las galletas de Lebkuchen enfríen completamente.

Para atemperar nuestro chocolate, debemos derretirlo a baño maría. Dejar enfriar. Derretir nuevamente en baño maria. Introducir una a una las galletas de Lebkuchen "de cabeza" en el chocolate derretido y colocarlas sobre una rejilla hasta que hayan secado completamente.

Las pueden tomar solas o acompañarlas con un buen café o un riquisimo Chai-Latte. Disfruténlas!









18 comentarios:

María dijo...

Te ha quedado delicioso te tomo la receta para srguir yo tambien la tradicion.Un besito
cosicasdulces.blogspot.com

Meritxell dijo...

Buenos días Guadapupe, disfruta un montón de estos días antes de las fiestas navideñas.
En Alemania las calles estan llenas de muy buen ambiente, vendiendo de todo en sus casetas.
La receta es genial, Guadalupe.
Me la guardo con tu permiso.
Que tengas un bonito día.
Recibe un beso, guapa

igloo cooking dijo...

ohhh, que buena receta, se ve deliciosísima, vivan las tradiciones!! besitos

Mary dijo...

Qué buen aspecto, me encantaría probar, la Navidad ya está a la vuelta de la esquina...

Lorena dijo...

Se ve rico y calórico, esto le quita el frío a cualquiera =)
Nos quedó cortada la charla del otro día, mi peque tiene 2 años, vivo aquí en Madrid hace 3 y sí, tengo ancestros alemanes pero tan ancestros que no hay registro de ellos más que el apellido y alguna historia que no se si es verdadera. Yo vendría siendo la cuarta generación de quienes emigraron a Argentina.
Que pases unos bonitos días de adviento.
BESITOs
http://notasenmicocina.blogspot.com/

Karmen dijo...

Joe, tiene pinta de ser una bomba!

¡Besitos!
milowcost

Manderley de GuindillayCanela dijo...

Que rico puede estar esto, no conocía estos dulces, pero debe estar muy buenos además debe dejar un olor estupendo en la cocina.

Besos

Miriya dijo...

Guadalupe que sorprendente tu receta, hace un tiempo hice una receta, pero era más bien como bizcocho, mas que de galleta o del estilo que preparaste hoy.

Las obleas tb un descubrimiento, no tenía idea que vendiesen cosas así.

Besitos :) te sigo leyendo y te cuento cuando haga alguna recetita, tengo varias anotadas, así que hay muchisima inspiración ya.

Saludossss

Guadalupe Zimmermann dijo...

Hola María, con todo gusto y ya me contarás cuando la hayas preparado!
Un besito.

Guadalupe Zimmermann dijo...

Buenos días Meritxell, muchas gracias y yo también te deseo una estupenda temporada.
Me imagino que allí también ponen los mercados navideños tan tipícos de estos países, a mi me encantan. Aquí han comenzado desde el 24 de noviembre!
Claro que si Meritxell y ya me dirás que te ha parecido la receta... aquí en casa las galletas han "desaparecido".
Te deseo un estupendo día y un hermoso fin de semana.
Besos.

Guadalupe Zimmermann dijo...

Hola Nieves, yo también pienso que las tradiciones son muy importantes y esta receta es una de ellas y además deliciosa!
Te mando un beso fuerte.

Guadalupe Zimmermann dijo...

Hola Mary, con gusto te las preparo si te pasas por aquí solo tienes que avisarme y encantada!
Besos y bonito día.

Guadalupe Zimmermann dijo...

Que pases unos bonitos días de adviento.
BESITOs
Hola Lorena, en efecto, te lo quita o te lo quita jejeje!
Sabes es una pena que ya no existan registros de tus ancestros, eso suele pasar muchas veces cuando la gente emigra a tierras tan lejanas. Para no ir tan lejos las tías abuelas de mi marido emigraron a Argentina y la familia nunca mas ha vuelto a saber de ellas y no se las puede buscar por su apellido, pues al casarse debieron tomar los apellidos de sus maridos.
Pues tu peque Guadalupe está en una edad riquisima y donde los gozas mucho. Te felicito.
Vives en una ciudad preciosa y llena de vida, a mi me encantaría vivir en Madrid!
Recibe un beso grande y te deseo una hermosa temporada navideña.

Guadalupe Zimmermann dijo...

Hola Karmen, muchas gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario. Si son delicisas!
Un beso.

Guadalupe Zimmermann dijo...

Hola Maderley, son deliciosos y si dejan con todas las especias que llevan dejan un olor tipíco navideño en toda la casa!
Te deseo un hermoso día y te mando un beso.

Guadalupe Zimmermann dijo...

Querida Miriya, me da mucho gusto que te agrade la receta, te la recomiendo excepcionalmente; la tienes preparada en un santiámen y a todos les encantará!
Aquí se preparan varios dulces con obleas, veré como ando de tiempo, pues sigo haciendo galletas decoradas a "montones" y tal vez ponga la receta de galletas de coco (Kokos-Madronen) que también van sobre obleas!
Te mando besitos y te deseo un hermoso día.

La Taula d'en Bernat dijo...

Tengo a una buena amiga que ha venido a vivir a Alemania con su familia hace un par de meses y también le encanta la cocina. Ahora mismo le pasaré tu blog!
Es estupendo!

Saludos!
Anna

Guadalupe Zimmermann dijo...

Hola Anna, muchas gracias por tu visita y tu comentario. Estaré encantada de conocer a tu amiga y compartir el amor por la cocina.
Un beso.
Guadalupe